Sí, es necesario que lo revises tú mismo, no sólo confíes en el corrector ortográfico

Para nadie es un secreto que, evaluando su estructura, el idioma Español es uno de los más complicados y complejos del mundo; al menos comparándolo con los idiomas más globales. Especifica el género de las palabras, tiene más letras y signos para usar que el inglés, y ni hablar del constructo gramatical, eso sin meter los modismos, coloquios y desviaciones del lenguaje de cada región o país.

La comparación es más directa con el inglés, el idioma más global que hay. No es de extrañar que toda la programación de los correctores ortográficos sea hecha por equipos basados en el inglés.

Lo que decimos es que muy común que escribiendo en nuestro procesador de texto nos salga el subrayado de error gramatical, principalmente por concordancia de género de oración o cantidad (singular o plural), y revisamos una y otra vez y está correcto. Simplemente existen muchos niveles de concordancia en nuestro idioma que los correctores ortográficos no pueden llegar. Quizás podamos esperar a que lo logre algún desarrollo de Inteligencia Artificial.
Luna Azul Ediciones
Pero mientras tanto, nuestra recomendación es que sigas echando una revisadita tú mismo luego que hayas pasado el corrector. Un acento puede cambiarle todo el significado a una palabra, un signo de puntuación puede quitarle todo el sentido a un párrafo. ¡Una palabra que falte puede hacer que un párrafo diga todo lo contrario a lo que querías decir! Y eso no lo va a notar tu corrector ortográfico, sea el que sea.

Algo para pensar: las reglas gramaticales están en constante actualización por la máxima institución de la lengua española, la RAE (Real Academia Española), tomando en cuenta los usos, desusos, simplificaciones, etc. Los correctores ortográficos no reciben actualizaciones como los antivirus, y los que vienen con los exploradores de internet no puedes confiar qué texto te está revisando, debido a que depende de cada página web indique qué tipo de campo de texto es cada cual.

Sin embargo, también existe la posibilidad de “entrenar” a tu corrector ortográfico; es tedioso, pero te ahorrará tiempo al buscar errores ortográficos con tu corrector. Puedes ir agregando palabras que usas generalmente del coloquio, modismos o palabras de expresiones que usas personalmente. Eso también puede asegurar que no cometas errores en tus propios modismos.
Luna Azul Ediciones
Nunca está demás nuestro diccionario a la mano, pero nuestra era digital tampoco es que nos deja esa parte sólo en los libros. La RAE, mencionada anteriormente, tiene sus libros en físico, pero ha puesto su diccionario en línea (http://dle.rae.es) y también ha desarrollado una app para acceso móvil (Android) Así que tampoco tienes que despegar la vista del monitor ante cualquier duda sobre una palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *